Conocer las grasas saturadas e insaturadas: ¿cuáles son buenas y malas para la salud corporal?

¿Con qué frecuencia ha escuchado la prohibición de reducir los alimentos grasos? Mientras que, por otro lado, nuestros cuerpos realmente necesitan grasas, tanto grasas saturadas como insaturadas.

Por tanto, la grasa puede ayudar al proceso de absorción de vitaminas y minerales en el organismo. Entonces, ¿cuál es el correcto, se debe evitar o consumir? Bueno, para saber más sobre la función de la grasa para el cuerpo, veamos la siguiente explicación.

La grasa y su función para el cuerpo.

Como se mencionó anteriormente, el cuerpo necesita grasa para la absorción de una serie de vitaminas y minerales. Más allá de eso, la grasa también ayuda a que la piel se mantenga saludable.

La grasa también tiene la función de almacenar energía en el cuerpo. Por eso, según Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda que de 20 a 35 de sus calorías diarias totales deben consistir en grasas.

Las grasas derivadas de la ingesta diaria generalmente se dividen en dos, a saber, grasas saturadas e insaturadas. Estos dos tipos de grasas tienen algunas diferencias y también se obtienen de diferentes fuentes.

¿Cuál es la diferencia entre grasas saturadas e insaturadas?

Grasa saturada

La mayoría de las grasas saturadas son sólidas a temperatura ambiente. Generalmente se obtiene de fuentes de alimentación animal. Esta grasa solo se necesita entre el 5 y el 6 por ciento de la ingesta diaria total de calorías.

Este tipo de grasa a menudo se conoce como grasa mala. Aunque todavía son muchos los que discuten sobre los efectos de las grasas saturadas en el organismo. Sin embargo, en la actualidad, las grasas saturadas se denominan grasas malas porque:

  • Si se come en exceso aumentará lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol malo.
  • Si los niveles de LDL son demasiado altos, será perjudicial para el cuerpo, porque el LDL puede convertirse en placa en los vasos sanguíneos.
  • Esta placa puede obstruir los vasos sanguíneos y bloquear el flujo sanguíneo.
  • Si hay un bloqueo de los vasos sanguíneos, puede desencadenar una enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, hipertensión o también enfermedad de cálculos biliares.

Por tanto, es recomendable reducir la ingesta de grasas saturadas en la dieta diaria. Para evitar esto, aquí hay algunos alimentos que contienen grasas saturadas:

  • Carne de res, pollo, cordero, cerdo y otros productos cárnicos procesados
  • aceite de palma
  • Coco y sus productos procesados
  • Margarina
  • Queso

Grasas no saturadas

Estas grasas son líquidas a temperatura ambiente. Sin embargo, las grasas insaturadas también se pueden encontrar en forma sólida. Las grasas insaturadas se pueden obtener de animales, pero en su mayoría provienen de plantas.

A diferencia de la grasa saturada, la grasa insaturada a menudo se conoce como grasa buena, porque se considera que tiene propiedades que tienen un buen efecto en el cuerpo.

Las grasas insaturadas se dividen aún más en dos categorías diferentes, a saber, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Grasa monosaturada

A diferencia de las grasas saturadas, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, las grasas monoinsaturadas pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Puede obtener grasas monoinsaturadas de:

  • Aceite de oliva
  • Palta
  • Nueces
  • Granos

Grasa poli-insaturada

Mientras que las grasas poliinsaturadas son necesarias para el cuerpo porque juegan un papel en ayudar al movimiento de los músculos y a la coagulación de la sangre. Además, las grasas poliinsaturadas se subdividen en ácidos grasos omega-3 y ácidos grasos omega-6.

Donde se necesitan ácidos grasos omega-3 para ayudar a mantener un corazón, cerebro y metabolismo saludables. Mientras que los ácidos grasos omega-6 pueden ser útiles para tratar los síntomas de una serie de enfermedades crónicas.

Desafortunadamente, el cuerpo no puede producir grasas poliinsaturadas. Por lo tanto, debe satisfacer las necesidades del cuerpo con la alimentación diaria.

Los siguientes tipos de alimentos contienen grasas poliinsaturadas (ácidos grasos omega-3 y grasas omega-6).

Fuentes de ácidos grasos omega-3:

  • Pescados grasos, como sardinas, atún, salmón, trucha y caballa
  • Cáñamo molido y aceite de linaza
  • Soja
  • ostra
  • Nueces
  • Semilla de girasol
  • semillas de chia

Fuentes de grasas omega-6:

  • Varios aceites vegetales incluyen aceites de canola, cártamo, soja, girasol, nuez y maíz.

Como nota al margen, aunque los ácidos grasos omega-6 están incluidos en las grasas buenas, es recomendable no consumirlos en exceso.

El consumo excesivo de ácidos grasos omega-6 puede aumentar la inflamación en el cuerpo. O puede aumentar el riesgo de ciertas condiciones de salud como la obesidad.

Grasas trans

Además de los dos tipos de grasas que se han descrito, también existen grasas llamadas grasas trans. Por lo general, este tipo de grasa se encuentra en los alimentos procesados.

Las grasas trans también son malas para el cuerpo. Al igual que las grasas saturadas, las grasas trans pueden aumentar los niveles de LDL. Además, las grasas trans pueden reducir los niveles de lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol bueno para el cuerpo.

De ahí una explicación de las diferencias entre los dos tipos de grasas y sus efectos en el organismo. Ahora, puede ser más sabio a la hora de elegir alimentos para la salud.

Asegúrese de controlar su salud y la de su familia regularmente a través de Good Doctor 24/7. Cuida tu salud y la de tu familia con consultas periódicas con nuestros médicos asociados. Descargue la aplicación Good Doctor ahora, haga clic en este enlace, ¡de acuerdo!