¡Conozca la cirrosis, sus síntomas, riesgos y cómo prevenirla!

La cirrosis de hepatitis es la condición final del tejido cicatricial (fibrosis) del hígado. Esto es causado por varias formas de enfermedad hepática crónica, como la hepatitis y el alcoholismo crónico.

En este proceso, el tejido del estómago generalmente comienza a formarse y dificulta el funcionamiento del hígado e incluso puede poner en peligro la vida.

El daño hepático causado por la cirrosis generalmente no es tratable. Pero si la cirrosis por hepatitis o la cirrosis hepática se pueden diagnosticar a tiempo y tratar con prontitud, es posible que se pueda superar un mayor daño hepático.

¿Cómo se forma la cirrosis?

La cirrosis es una complicación de muchas enfermedades hepáticas caracterizadas por una estructura y función hepáticas anormales. La enfermedad hepática prolongada hace que algunas células del hígado mueran y se forme tejido cicatricial.

Existen muchas causas de cirrosis, incluidas las sustancias químicas (como el alcohol, las grasas y ciertos medicamentos), los virus, los metales tóxicos (como el hierro y el cobre que se acumulan en el hígado como resultado de una enfermedad genética) y la enfermedad hepática autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca el corazón.

¿Cuales son los sintomas?

Las personas con cirrosis hepática en etapa temprana generalmente no presentan síntomas. A menudo, la cirrosis se detecta primero mediante análisis o exámenes de sangre de rutina.

Para ayudar a confirmar el diagnóstico, generalmente se realiza una combinación de pruebas de laboratorio y de imágenes. Cuando aparecen signos y síntomas, pueden experimentar síntomas como los siguientes:

  • A menudo se siente cansado
  • Fácil formación de hematomas debido a la disminución de la producción de factores de coagulación de la sangre por un hígado enfermo
  • Nauseabundo
  • Hinchazón de piernas o tobillos (edema)
  • Pérdida de peso
  • Picazón en la piel
  • Decoloración amarilla de la piel y los ojos (audición), debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre.
  • Exceso de líquido en el estómago (ascitis)
  • Vasos sanguíneos que parecen telarañas en la piel.
  • Enrojecimiento de las palmas
  • Período menstrual ausente no relacionado con la menopausia (si es mujer)
  • Pérdida del deseo sexual, agrandamiento del tejido glandular mamario (ginecomastia) y atrofia o encogimiento testicular de los testículos (si es hombre)
  • Sensación de confusión hasta el punto de dificultad para hablar (encefalopatía hepática)

Algunos otros síntomas que puede experimentar, como:

  • Vómitos de sangre
  • Calambres musculares severos
  • Orina marrón
  • Fiebre
  • Bazo agrandado

Sin embargo, debe recordar que no sentirá todos estos síntomas y no necesariamente también un signo de hepatitis cirrosis.

Lea también: Enfermedad hepática: ¡reconozca los tipos, síntomas y causas!

Factores de riesgo

La cirrosis no ocurre de la noche a la mañana. Las cosas más comunes para aumentar las posibilidades de cirrosis son:

  • Beber demasiado alcohol
  • Sobrepeso u obesidad
  • Infección prolongada por hepatitis B o hepatitis C

Luego, algunas otras afecciones y enfermedades a largo plazo que pueden causar cirrosis incluyen:

  • fibrosis quística
  • Trastornos hereditarios del metabolismo del azúcar (galactosemia o enfermedad por almacenamiento de glucógeno)
  • Demasiada acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis)
  • Enfermedad de Wilson, donde se deposita demasiado cobre en el hígado.
  • Acumulación de grasa en el hígado (enfermedad del hígado graso no alcohólico)
  • Enfermedad hepática causada por el sistema inmunológico (hepatitis autoinmune)
  • Bloqueo de los conductos biliares, que transportan las enzimas digestivas del hígado a los intestinos (atresia biliar).
  • Destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria)
  • Endurecimiento y cicatrización de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria)
  • Ciertos trastornos digestivos genéticos (síndrome de alagille)
  • Múltiples infecciones, incluidas la sífilis y la brucelosis.
  • Reacciones adversas a ciertos medicamentos, incluido el metotrexato o la isoniazida.

Complicaciones que pueden ocurrir.

Según informes de mayoclinic.org, las complicaciones de la cirrosis pueden incluir:

Presión arterial alta en las venas

La cirrosis ralentiza el flujo sanguíneo normal a través del hígado, lo que aumenta la presión sobre las venas que llevan sangre al hígado desde los intestinos y el bazo.

Hinchazón de piernas y abdomen.

El aumento de presión en la vena porta puede hacer que se acumule líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis). El edema y la ascitis también pueden ocurrir debido a la incapacidad del hígado para cumplir con ciertas proteínas sanguíneas, como la albúmina.

Bazo agrandado (esplenomegalia)

La hipertensión portal también puede causar cambios e hinchazón del bazo y atrapamiento de glóbulos blancos y plaquetas. Una disminución de los glóbulos blancos y las plaquetas en la sangre puede ser el primer signo de cirrosis.

Sangrado

La hipertensión portal puede hacer que la sangre se desvíe hacia venas más pequeñas. Esto se debe a que la presión adicional hace que los vasos sanguíneos pequeños estallen y provoquen una hemorragia grave.

Además, la hipertensión portal también puede causar agrandamiento de las venas (várices) en el esófago (várices esofágicas) o el estómago (várices gástricas) y causar sangrado potencialmente mortal.

Si el hígado no puede producir suficientes factores de coagulación, provocará un sangrado continuo.

Infección

Si tiene cirrosis, su cuerpo puede tener dificultades para combatir las infecciones. La ascitis puede causar peritonitis bacteriana e infecciones graves.

Desnutrición

La cirrosis puede dificultar que su cuerpo procese los nutrientes, lo que provoca debilidad y pérdida de peso.

Acumulación de toxinas en el cerebro (encefalopatía hepática)

Un hígado dañado por cirrosis no puede eliminar las toxinas de la sangre ni de un hígado sano. Estas toxinas pueden acumularse en el cerebro y causar confusión mental y dificultad para concentrarse.

Con el tiempo, la encefalopatía hepática puede progresar a la falta de respuesta o lo que se conoce como coma.

Ictericia / amarillo

La ictericia ocurre cuando el hígado enfermo no excreta suficiente bilirrubina. La ictericia hace que la piel y los ojos se pongan amarillos, también puede oscurecer la orina.

Enfermedad ósea, algunas personas con cirrosis pierden fuerza ósea y tienen un mayor riesgo de fractura.

Mayor riesgo de cáncer de hígado.

La mayoría de las personas con cáncer de hígado son personas que han tenido cirrosis anteriormente.

Cirrosis aguda crónica

Algunas personas terminan experimentando fallas multiorgánicas. Los investigadores ahora creen que esta es una complicación distinta en algunas personas que tienen cirrosis, pero no comprenden completamente la causa.

¿Cuáles son las etapas de la cirrosis hepática?

La cirrosis en sí es la etapa final del daño hepático. En las primeras etapas de la enfermedad hepática, se producirá inflamación del hígado. Si esta inflamación no se trata, creará tejido cicatricial (fibrosis). En esta etapa, todavía es posible que el hígado se cure con tratamiento.

Las personas con cirrosis que presentan signos de complicaciones pueden desarrollar una enfermedad hepática en etapa terminal y el único tratamiento es un trasplante de hígado. Las etapas de la cirrosis son:

cirrosis etapa 1

Implica algunas cicatrices en el hígado, pero solo causa unos pocos síntomas. Esta etapa se considera cirrosis compensatoria, en la que no hay ninguna complicación.

cirrosis etapa 2

Incluye empeoramiento de la hipertensión portal y desarrollo de venas varicosas.

cirrosis etapa 3

Implica el desarrollo de hinchazón en el abdomen y cicatrización avanzada del hígado. Esta etapa marca una cirrosis descompensada, con graves complicaciones y posible insuficiencia hepática.

Cirrosis en etapa 4

En esta etapa, la cirrosis puede poner en peligro la vida y las personas han desarrollado una enfermedad hepática en etapa terminal, que es fatal sin un trasplante.

¿Cuáles son las medidas preventivas?

Puede reducir su riesgo de cirrosis con los siguientes pasos:

  • No beba alcohol si tiene cirrosis. Asimismo, si tiene otras enfermedades del hígado, evite el alcohol para prevenir la cirrosis.
  • Consuma una dieta saludable, una dieta a base de plantas llena de frutas y verduras. Elija cereales integrales y fuentes de proteínas magras. Reducir la cantidad de alimentos grasos y fritos.
  • Mantenga un peso saludable, cantidades excesivas de grasa corporal pueden dañar el hígado. Hable con su médico acerca de un plan de pérdida de peso si es obeso o tiene sobrepeso.
  • Las agujas múltiples y las relaciones sexuales sin protección pueden aumentar el riesgo de contraer hepatitis B y C. Pregúntele a su médico acerca de la vacunación contra la hepatitis.

Si le preocupa su riesgo de cirrosis hepática, hable con su médico sobre las formas adecuadas de reducir su riesgo.

Como es tratado?

El tratamiento de la cirrosis depende de la causa y la extensión del daño hepático. Los objetivos del tratamiento son retrasar el desarrollo de tejido cicatricial en el hígado y prevenir o tratar los síntomas y complicaciones de la cirrosis.

Algunos de los pasos para el tratamiento de la cirrosis incluyen:

  • Medicamentos para controlar la hepatitis
  • Medicamentos para controlar otras causas y síntomas de la cirrosis.
  • Otros medicamentos que pueden aliviar ciertos síntomas. Como picazón, fatiga y dolor.
  • Dieta baja en sodio
  • Medicamentos para la presión arterial para controlar el aumento de la presión en los vasos sanguíneos.
  • Medicamentos para reducir el riesgo de hemorragia.
  • Antibióticos para tratar una infección.
  • Análisis de sangre regular
  • Cirugía de trasplante de hígado

Asegúrese de controlar su salud y la de su familia regularmente a través de Good Doctor 24/7. Descárguelo aquí para consultar con nuestros médicos asociados.